5 aspectos para escoger un buen dispensador de papel higiénico

Cada vez, son más las empresas que encuentran en los sistemas de dispensado una forma práctica, fácil e higiénica para controlar el consumo desmesurado de papel y mejorar su imagen. Los dispensadores de papel higiénico son sin duda los primeros en las soluciones de aseo para baños. Y esto es así porque:

  • Evitan el derroche y desperdicio, evitando que el papel se moje, se caiga al sanitario, que se corte antes de lo debido o que pequeños trozos caigan al piso.
  • Protegen el rollo de papel de la humedad, el polvo y las bacterias, asegurando la higiene del producto. 
  • Ayudan a disminuir el consumo de papel, gracias a su mecanismo de freno que limita el dispensado.

 Como ves, los beneficios de contar con un dispensador de papel son muchos, pero, estos resultados sólo serán visibles si eliges el indicado para tu institución.

Por eso, hemos realizado una lista de aspectos que te ayudarán a elegir el tipo de dispensador que mejor se ajuste a las necesidades de tu empresa o negocio.

 5 aspectos importantes para elegir un buen dispensador de papel higiénico.

1) Tránsito: El principal aspecto a considerar es la cantidad de personas que trabajan en tu institución o cuánta gente suele ir al baño. A partir de ello, podrás determinar el tamaño que debería tener el dispensador ideal.

Si en tu institución el flujo de personas que suele ir al baño es reducido, como en el caso de laboratorios químicos y de alimentos, oficinas pequeñas, salones de belleza, etc, entonces el dispensador que necesitas es el Jumbo Pequeño.

En el caso que la circulación de personas sea muy alta, como en instituciones públicas, piscinas olímpicas, grandes mercados, plazas de comida, aeropuertos, universidades y colegios, entre otros, debes comprar el Jumbo de alta capacidad.

Por último, el Jumbo es perfecto para centros médicos, centros odontológicos, centros de educación inicial, tiendas comerciales (ropa, zapatos, etc.) y cafeterías, entre otros, donde el tránsito es medio.

2) Espacio de las instalaciones: Toma en cuenta las medidas del dispensador que elegiste y compáralas con el espacio con que cuentas en el baño donde piensas instalarlo, de modo que determines si cabe o no.

3) Visor: Es aconsejable que el dispensador te permita ver cuánto papel queda en el rollo para saber cuándo debes reponer uno nuevo. Todos los dispensadores de Familia Institucional cuentan con este tipo de visor.

4) Seguridad: es importante que el dispensador cuente con una llave para evitar el robo de los jumbos y/o una manipulación inapropiada por parte de los usuarios. Además, el sistema de corte de papel debe tener dientes redondeados, que ayudan a prevenir el desperdicio de papel y que los usuarios puedan cortarse a causa de puntas filosas. Nuestros dispensadores cuentan con orificios para cerrarlos bajo llave y puntas redondeadas en el sistema de corte, además de mecanismos de frenos automáticos que no dejan que el papel caiga libremente.

5) Material: El material de que esté hecho el dispensador determinará su durabilidad, facilidad en la limpieza y resistencia a posibles malos tratos de los usuarios.

 Continúa explorando nuestro blog para conocer más acerca de cómo instalar un dispensador, cómo pueden ayudarte a reducir el consumo de papel, entre otros consejos que en Familia Institucional hemos pensado para ti.